domingo, 1 de noviembre de 2015

Relato de Terror (escrito por mi) | Especial #OctubredeTerror | Día 3



¡Hola libritos!

Seguimos en este especial del terror, en esta ocasión les traigo un mini relato escrito por mi. ¡Ojalá les guste! y no me coman por la redacción por favor jajaja.

"Te has preguntando alguna vez: ¿por qué vez lo que vez?, ¿será tu imaginación o alguna otra jugarreta de tu mente?, bueno, yo aún no me lo explico, solo sé que fue atemorizante.
Una noche calurosa dormía plácidamente; el día me había dejado exhausto, mi jefe Brian se comportó como un zoquete: cinco minutos antes de salir me pidió un reporte ¿se imaginan?, -¡Lo quiero ya!- se limitó a decirme dando vuelta de regreso a su oficina. Termine hasta tarde por lo que solo llegue a cenar y a desplomarme en la cama. Es por eso que cuando abrí los ojos a mitad de la noche, sabía que algo andaba mal. Después de unos segundos de acostumbrarme a la oscuridad lo note, una bola negra se asomaba por debajo de mi ropero, el cual graciosamente levantan sus patas unos 25cm del suelo. Lo observe detenidamente intentando descifrar que era; los escalofríos comenzaron a enchinar mi piel pero mi mente lógica buscaba una respuesta.
Se movió, esa cosa se movió volteando poco a poco hacia arriba mostrando su horrenda oreja con sangre, ¡era una cabeza! Lo único que hice fue taparme con las cobijas y esperar lo peor con el corazón en la boca, durante unos minutos estuve así y nada paso, al destaparme ya no había nada.
Al día siguiente llegue  molido, trabajo y más trabajo, creí que moriría de estrés. A media noche me despertó un ruido pausado y hueco, como el golpear de una gota. ¡Ahí estaba de nuevo!, esa bola negra debajo de mi ropero pero intente no entrar en pánico, -seamos razonables- me dije mientras tomaba todo el valor que podía y me acercaba lentamente a verlo de cerca, –puede ser un suéter, un zapato, una rata…- me decía intentando quitarme el miedo.  Cuando llegue ahogue un grito, eran cabellos, una cabeza con sus cabellos desordenados. No tuve tiempo de reaccionar, esa cosa comenzaba a moverse de nuevo queriendo mostrar su rostro mientras soltaba una carcajada de ultratumba; eche a correr hasta llegar al patio, y me quede ahí, en el frío hasta que llego el amanecer.
Llevaba ya dos días sin dormir y mucho trabajo en la oficina, seguramente todo lo que había visto era parte de mí trastornada mente a punto de colapsar. Me quede trabajando hasta tarde, a casa llegue después de la media noche por lo que no esperaba encontrar nada, pero me equivoque, esperándome en la oscuridad estaba otra vez ahí, posada y quieta la cabeza; me quede helado, ¿acaso ya nunca podría ir a mi dormitorio nunca más? Comenzaba a darme cólera hasta que note que había algo nuevo, un pequeño charco de algo negro y viscoso que iba creciendo alrededor de eso. Prendí la luz esperando que así se fuera la pesadilla. Seguía ahí, pero ahora podía verlo más detallado, la cabeza de mi jefe Brian me miraba con unos ojos muertos y comenzaba a dejar un reguero de sangre por putrefacción natural. ¡Hay que tonto de mí!, ¡mi mente me había estado advirtiendo y recordando que debía deshacerme del cadáver!, con tanto trabajo no lo hice… bueno, de ahora en adelante debo aprender a trabajar bajo más presión, pronto alguien tendrá que ocupar el puesto del difunto Brian."

Eso sería todo por hoy, por favor déjame tus comentarios y recuerda que este relato esta escrito por mi Gwen Maciel al 100%. :D Gracias.