jueves, 24 de julio de 2014

Otra vuelta de Tuerca - Henry James


ISBN: 970-666-576-5.

Autor: Henry James.

Editorial: Grupo Editorial Tomo.

Año de impresión: 2008.

Género: Terror psicológico.

Páginas: 205.



Fue un escritor y crítico literario estadounidense de finales del siglo XIXy principios del XX, conocido por sus novelas y relatos basados en la técnica del punto de vista, que le permite el análisis psicológico de los personajes desde su interior. Como escritor se considera a James como una de las grandes figuras de la literatura transatlántica. Sus obras están basadas frecuentemente en la yuxtaposición de personajes del Viejo Mundo, artístico, corruptor y seductor y el Nuevo Mundo, donde la gente es a menudo sincera y abierta, si bien sus matices y variaciones son múltiples. En sus obras prefiere el drama interno y psicológico, y es un tema habitual suyo la alienación. 




Una institutriz recién graduada es contratada por un hombre apuesto, el cual es tío de dos pequeños que han quedado huérfanos y a su cuidado. La institutriz acepta el trabajo junto con una condición y petición propuesta por el apuesto hombre –Nunca debería molestarlo, ni escribirle, ni buscarlo, por ninguna circunstancia; ella debía ser perfectamente capaz de superar cualquier obstáculo-.

Al llegar a la mansión, conoce al ama de llaves “La señora Grose”, a la pequeña “Flora”, y más adelante al pequeño “Miles”, quien es expulsado de su instituto. Poco a poco pasando el tiempo la institutriz comienza a ver apariciones; un hombre quien se sabe después es “Quint”, ex asistente del tío de los pequeños  quien falleció, y a la anterior institutriz “La señorita Jessel”, quien también falleció y no se sabe de qué.






"Está escrito con una tinta descolorida y por la más hermosa de las manos. Es el texto de una mujer que lleva veinte años muerta."

Mi edición pertenece a la Editorial Tomo, por lo que es pequeño, compacto y la portada no es la gran cosa, así que continuemos; la historia nos es narrada desde dos perspectivas, al principio por un hombre que se encuentra en plena navidad con sus amigos, y están contando historias de terror. -Sinceramente, no entiendo esa tradición inglesa de contar historias de terror en navidad.-después un miembro del grupo comienza a leer un escrito que es la historia principal; es ahí cuando cambiamos de narrador y pasamos a ver todo desde el punto de vista de la Institutriz.


La novela está ambientada en época victoriana, y se nota bastante en el tipo de narración, ya que el lenguaje es muy propio; pero no por ello es difícil de leer, aunque tampoco lo considero muy fluido. El ritmo es constante, pero en ocasiones se vuelve un poco lento por tanta vuelta que la institutriz a sus ideas. Y bueno, Henry James escribió novelas con fuertes rasgos psicológicos, por lo que todas las especulaciones y enredos de ideas por parte de la protagonista es de esperarse.

En cuanto a predecibilidad, la verdad no es nada predecible; nuestra institutriz siempre nos sorprende con nuevos análisis sobre lo que ocurre con los fantasmas y los niños. Y el final... uff.. -¡Dios mio!, se los juro que me quede con la boca abierta y con un grito ahogado en mi garganta. Quería con gritar con todas mis fuerzas <<¡¿Qué?!>>, pero me contuve. - El final es digno para dejar bloqueado a cualquiera varios días sin comprender que es lo que realmente paso, es tan repentino y jamás te esperas que eso iba a ocurrir; por lo que también es propenso a que a muchas personas no les guste ese tipo de finales poco comunes.  


"-No está sola, y en estos momentos no es una niña; es una mujer vieja, vieja.-"

Los personajes son muy bien logrados, y a veces un poco confusos. En primer lugar tenemos a nuestra protagonista: La Institutriz, que a diferencia de otros personajes, esta no tiene nombre. -Lo peculiar, es que no lo notas hasta después de terminar el libro-Ella se podría considerar buena persona, pero también temerosa, necesita ser aceptada y además se va volviendo paranoica. 

Los niños también son bien logrados. La pequeña flora, pequeña y
encantadora que puede convertirse en histeria con lo mínimo. Y el pequeño Miles, quien a pesar de ser un niño tiene rasgos en su habla y comportamiento, de un adulto (necesarios para el libro).

La señora Grose, quien es servicial, tímida y mano derecha de La institutriz. También juega un papel importante, ya que impulsara las ideas de nuestra protagonista.

En conclusión, a mi parecer fue un muy buen libro. Las apariciones sutiles a mí me sacaron varios escalofríos,-supongo que por experiencias que he tenido-. Para el final, desgraciadamente no hay explicación, solo teorías, por lo que el lector tiene la última palabra. 

Así que si disfrutas de este tipo de finales y vueltas de tuerca, este libro es para ti; en lo personal lo disfrute. 

Le doy... ¡5 Palomitas!